Asesoramiento tributario

Hay algo innegable sobre el asesoramiento tributario: Constituye un gasto para tu negocio. Cuando empiezas a crear tu propia empresa, es normal pensar que sólo tienes gastos e intentas reducirlos lo más posible. No obstante, a la larga, invertir en asesoramiento tributario puede suponer un ahorro para la economía de nuestra empresa.

Existen momentos decisivos en los que contar con opinión especializada resulta fundamental: Fusiones con otras empresas, pedir créditos o la decisión sobre qué forma jurídica debe tomar tu negocio. Contar con alguien que conoce conceptos tan útiles como el IRPF (Regulado en la Ley 35/2006, de 28 de Noviembre),  IVA (Regulado en Ley 37/1992, del 28 de diciembre) ,  lo relativo a otras cuestiones de asesoría fiscal o el desarrollo de planes de contabilidad puede sernos de gran utilidad

No es necesario contratar a un abogado  que trabaje a tiempo completo pero es necesario contar con un consultor que desarrolle las labores de asesoría jurídica durante unas horas para nuestro negocio. El tiempo por el que pagas a una entidad externa es tiempo que puedes dedicar a tu propio negocio.

Además, trabajan en materias de las que tienen conocimientos especializados y son mucho más productivos. Realizar la declaración de la renta o la liquidación del impuesto de sociedades  es un proceso prácticamente automático para ellos siempre y cuando tengan la documentación necesaria, mientras que para nosotros supondría un esfuerzo extra y la posibilidad de hacerlo mal

El aumento de gestorías, despachos de abogados y demás expertos en asesoramiento tributario ha hecho que contratar una entidad externa que lleve las cuestiones legales de tu empresa sea una práctica completamente habitual.

Por último, recuerda que equivocarte frente a la ley puede tener graves consecuencias.  Imagínate que te equivocas en la tributación de los impuestos durante un ejercicio fiscal. Años más tarde, puedes ser sometido a una inspección de Hacienda y la sanción que tendrás  que pagar suponga un problema muy grande para la economía de tu empresa.

¿Cuáles son los momentos decisivos en la actividad de tu empresa en los cuales el asesoramiento tributario te puede ser de gran ayuda? Sigue leyendo

Establecer la forma jurídica de tu negocio

Lo primero que debes de saber a la hora de crear tu negocio es la forma jurídica del mismo. Las distintas formas jurídicas presentan una serie de ventajas y desventajas en materia de fiscalidad y tributación. Cuando nos disponemos a emprender un negocio, lo más normal es escoger entre la posibilidad de tributar como autónomo o crear una sociedad limitada.

Más del 80% de las empresas tienen una de estas dos formas, las cuales son vistas con matices muy distintos por parte del derecho tributario. No obstante, puedes revisar aquí las distintas formas jurídicas que puede adoptar tu empresa.

Elaborar el plan de negocio

Una vez tenemos clara la forma jurídica de tu empresa, es fundamental elaborar el plan de negocio. A lo largo de la actividad de tu empresa es normal que surjan imprevistos y que tengas que tomar decisiones que no habías planeado, pero siempre con un plan previo establecido.

La mejor improvisación es la que se prepara. Muchas veces tenemos una gran cantidad de ideas para nuestro negocio y esto es muy positivo, pero el asesoramiento tributario nos permite dotar dar una forma real jurídica a cada una de nuestras posibilidades de negocio.

El día a día de tu empresa

La actividad de tu empresa y su éxito dependerá de las decisiones que vayas tomando en el día a día. No significa que necesites delegar estas decisiones en un despacho de abogados, pero una ayuda externa nos puede ayudarnos para decidir la mejor decisión. A continuación vemos algunos de los ejemplos que podrían necesitar del asesoramiento tributario en tu empresa

Evolucionar con el crecimiento de tu negocio:

Si tu empresa empieza a crecer a buen ritmo, es probable que necesites de la ayuda especializada de alguien que conozca el derecho civil y te ayude a decidir cuáles son las nuevas formas contractuales bajo la que se acoge a tus nuevos trabajadores. No es lo mismo para tu empresa realizar contratos indefinidos que a tiempo parcial, o la opción de contratar personas con algún tipo de discapacidad

Otra posibilidad es el cambio de forma jurídica. Muchas personas fundan su empresa como autónomos por presentar ciertas ventajas en el ámbito fiscal y cuando la empresa ha crecido mucho, se convierten en una sociedad limitada. Contar con alguna ayuda para la gestión tributaria relacionada con este cambio es prácticamente imprescindible.

También tienes que tener en cuenta otras acciones como la compraventa de activos, el lanzamiento de nuevos productos o incluso la venta de la empresa

Contabilidad:

Este apartado apenas necesita presentación. Cualquier persona sabe que llevar la contabilidad es algo tedioso y complicando. La caja, los balances o la cuenta de pérdidas y ganancias son más difíciles de lo que parece

Existen diferentes programas de facturación que te permiten llevar la contabilidad de tu negocio del día a día, pero en el caso de la parte más pesada, es una buena opción confiar en el asesoramiento tributario.

Relaciones con la administración pública:

Vuelva usted mañana, de Mariano José Larra, es  uno de los artículos más importantes de la literatura española. Varios siglos más tarde, una de las características más significativas de nuestra burocracia es que es larga y complicada.

Conseguir una licencia u obtener cualquier permiso es siempre más complicado cuando se trata de un organismo público. Los organismos públicos están vinculados a la ley de manera positiva, es decir, solo pueden hacer aquello para lo que la ley les habilita expresamente. Esto es diferente en lo relativo a las relaciones entre particulares, los cuales están vinculados a la ley de manera negativa, es decir, pueden hacer todo aquello que la ley no les prohíba.

La administración pública debe de seguir taxativamente los pasos, pasos que conocerán los expertos en asesoramiento tributario y podrán ayudarte a hacer tu trabajo más fácil. Por ejemplo, si tienes un restaurante, conseguir la licencia para montar la terraza requiere de una serie de trámites que podrás delegar en una tercera persona.

Si te ha interesado el tema, puedes ampliar la información consultado otras bases de datos jurídicas. Esperamos que este post te haya resultado útil si te estás planteando contratar asesoramiento tributario. ¿En qué más crees que puede ayudar el asesoramiento legal a tu empresa? Déjanos tus comentarios.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here