¿Cómo elegir un seguro para tu hogar?

Está claro que todos necesitamos sentirnos seguros en nuestra vivienda. Abrir la puerta de nuestro hogar y ver que han entrado en ella y la han destrozado es una sensación muy desagradable, por eso hoy en Legaling te vamos a explicar cómo elegir un seguro de hogar.

Está claro que no es una sensación agradable, al igual que sufrir un incendio o cualquier problemas, pero podemos tener un poco de tranquilidad tras la tormenta si nuestra vivienda está asegurada.

Si bien tener un seguro de hogar no es algo obligatorio (salvo que tengas una hipoteca), lo cierto es que es algo muy recomendable. Pero es muy importante contratar el seguro perfecto para tu vivienda. Para lograr esto hay que saber cómo elegir un seguro de hogar.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir un seguro?

Valoración correcta de contenido y continente

Para elegir un seguro de hogar, debemos tener en cuenta diferentes aspectos sobre nuestra vivienda, nuestro poder adquisitivo y lo que nos ofrecen las aseguradoras.

Aunque esto al principio pueda parecer algo abrumador, en este artículo te lo vamos a resolver con unos sencillos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de saber cómo elegir un seguro de hogar:

Valoración correcta de contenido y continente

Para aquellos que no lo sepan, en los seguros se diferencia entre contenido y continente. El continente serían las paredes, el suelo y las instalaciones fijas, todo aquello que forme el “cuerpo” de la vivienda. Por otro lado, el contenido es lo que hay en el interior de la vivienda.

A la hora de saber cómo elegir un seguro de hogar debes tener en cuenta el término infraseguro. Esto se produce si el valor del capital asegurado es inferior al valor de reposición a nuevo del objeto asegurado.

Por esto es muy importante la valoración que hagamos del contenido (mobiliario normal, joyas y dinero, y objetos de valor especial) y del continente (valor de la edificación) puesto que, si ocurre algún siniestro, nos indemnizarán con una cantidad proporcional a la suma asegurada.

Coberturas básicas y complementarias

Los siniestros que se cubren en cada tipo de seguro son diferentes en función de la aseguradora con la que lo contratemos. De manera general, los daños cubiertos por casi el total de compañías son los que se ocasionan por incendio, humo o explosión, filtraciones por agua, fenómenos meteorológicos como la nieve o el granizo, impacto de un rayo, cambio de cerraduras, daños eléctricos, rotura de espejos, cristales y aparatos sanitarios, entre otros.

Más allá de estas coberturas básicas existen otras que podemos elegir para complementar nuestro seguro, algo que hay que tener en cuenta a la hora de saber cómo elegir un seguro de hogar.

Cuándo comunicar el siniestro

Responsabilidad civil

La responsabilidad civil suele ser una de las coberturas básicas y una de las más importantes debido a que se encarga de cubrir los daños que el asegurado y la vivienda puedan ocasionar de forma accidental a terceros. Imagina que tu ducha tiene una fuga y acaba creando una gotera en el piso del vecino de abajo. Si tu seguro posee la cobertura de responsabilidad civil, será la compañía aseguradora la que corra con los gastos del siniestro.

Es importante conocer el límite marcado para esta cobertura, el cual será más alto en función de la prima que se pague, un dato importante para saber cómo elegir un seguro de hogar.

Cuándo comunicar el siniestro

El siniestro se debe comunicar en un plazo de siete días desde que ocurre, a no ser que en la póliza se fije un plazo más alto. Si incumplimos esto, el asegurador puede reclamar los daños y perjuicios causados por la falta de declaración, lo cual se refleja en la Ley del Contrato del Seguro, en su artículo 16.

La prima es el coste del seguro que establece la empresa con la que contratemos el seguro. Este coste depende de diferentes aspectos como el capital asegurado, la identidad del asegurado, la antigüedad de la vivienda, el código postal, el uso de la vivienda, si está habitada o vacía…

Otro aspecto a tener en cuenta por parte de la compañía para calcular esta prima es si se han llevado a cabo reformas en las tuberías o el sistema de electricidad. Cuanto más nuevo es, menos prima se paga.

Carencia y exclusiones

La aseguradora puede imponer un periodo de carencia, es decir, un plazo hasta el cual la póliza no será efectiva, y durante el cual no cubrirán los daños que se puedan producir.

Por otro lado, también nos podemos encontrar con que hay riesgos excluidos del seguro, como los daños que se originen en una canalización pública, si el piso está alquilado…

Es importante tener esto en cuenta a la hora de aprender a cómo elegir un seguro de hogar.

Carencia y exclusiones

Compara seguros de hogar

Una vez hemos decidido qué coberturas queremos incluir en nuestro seguro es recomendable comparar diferentes seguros de diferentes compañías, para así elegir qué seguro nos ofrece las condiciones elegidas pero al mejor precio.

Esto es algo vital a la hora de saber cómo elegir un seguro de hogar, ya que algunas aseguradoras nos ofrecerán servicios que no necesitamos con un precio mayor y otras podrán ajustarse justo a lo que queremos.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para aprender a cómo elegir un seguro de hogar, si ha sido así y, además, te ha gustado; no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí